martes, 21 de julio de 2009

He comprobado que casi todo lo que se ha escrito sobre el amor es cierto; Shakespeare dijo “los viajes terminan con el encuentro de los enamorados” Qué idea más extraordinaria. Personalmente nunca experimente nada ni remotamente parecido a eso, pero estoy convencido de que Shakespeare sí. Supongo que pienso en el amor más de lo que debería, me admira constantemente su abrumador poder de alterar y definir nuestras vidas. También fue Shakespeare quien dijo que el amor es ciego. Buen, estoy seguro de que eso es verdad.
Para algunas personas, de forma inexplicable, el amor se apaga. Para otras, el amor sencillamente se va. Si bien es cierto, por supuesto, que el amor también puede encontrarse, aunque sea solo por una noche. Sin embargo, existe otra clase de amor, el más cruel, aquel que prácticamente mata a sus víctimas. Se llama amor no correspondido, (y en ese apartado, soy un experto). La mayoría de historias de amor hablan de personas que se enamoran entre sí, pero, ¿qué pasa con los demás? ¿quién cuenta nuestra historia? La de aquellos que nos enamoramos solos, somos víctimas de una aventura unilateral, somos los malditos de los seres queridos, los seres no queridos, los heridos que se valen por sí mismos, los discapacitados sin plaza de aparcamiento reservada. Sí, estas viendo a una de estas personas…
Entiendo lo que es sentirse lo mas pequeño e insignificante posible. Y como puede doler en lugares que ni siquiera sabías que tenías adentro tuyo. Y no importa cuantos cortes de pelo nuevos te hagas, ni cuantos tragos o brebajes te tomes con tus amigos… aun así te vas a la cama repasando cada detalle e intentas adivinar qué hiciste mal o qué fue lo que interpretaste mal… y como pudiste pensar que en ese momento eras feliz. Y hay veces que incluso te puedes convencer de que esa persona va a ver la luz y va a aparecer en tu puerta. Es más, hasta nos podemos llegar a sentir los culpables de que la otra persona no nos ame más. Que fue lo que hice mal? Por que no le conteste aquel mensaje? Por que no fui mas alto, o mas rubio, o mas fuerte?

1 comentario:

Aami ♥ dijo...

¿quién cuenta nuestra historia?
Nadie somos, como los marginados del amor.
Al igual que los marginados de la sociedad es la parte que la sociedad no quiere ver, nosotros somos como marginados del amor, somo la parte del amor que nadie quiere ver.

Ok, te sigo