domingo, 6 de julio de 2008

A veces la mente nos juega bromas, y nos alborota las emociones hasta hacerlas irreconocibles. Yo decidí que estaba enamorado del amor, del hecho de estar enamorado, de entregarme a alguien de una forma casi de cuentos, entre poesias y paseos por el parque; entre mimos y susurros, entre besos contenidos hasta el derrumbe absoluto de la razón

No hay comentarios:

Ok, te sigo