jueves, 9 de julio de 2009

Adios mundo cruel, ya no tengo a nadie a quien esperar. De tanto me cansé, me rindo y quiero dormir. Saludá a mis amigos de parte de mi. A los verdaderos, a los que me hicieron reir. Las lagrimas se acabaron, la verdad es que estoy feliz. No sufran por mi, solo estoy en cama, soñando con ser un delfin. Soy débil, cobarde o cagón, o como me quieran decir... pero se me hace insoportable vivir. Perdi mi voz, mis piernas se quemaron y mis ojos, por fin, se secaron. El invierno me da frio y me acuerdo que te fuiste, mi amor. Acordate, que siempre va a estár entre tus dedos mi corazón. Desearia haber terminado el colegio, o haber terminado algo, pero lo siento, el tiempo no me espero. El tiempo. Agh... como lo odio, tic tac, tic tac, tic tac. Por fin, te pude apagar. Hay cosas que me llevo conmigo, como tu camisa que me hacia mojar. Aquellos freneticos bailes japoneses y un sol, que no brilla pero si broncea. Au revoir, mundo cruel. Agradeceles a mis padres, que, aunque en parte, me fui por ellos, también nací por ellos. Disfrute del cálido sol, de abrazos en el pasto y de muchas películas en el cine. Creo que mi cielo va a ser un cine en el que pasen documentales de Cerati. Godbye mundo cruel, no creo que haya otra salida. Mi vida termino aqui, gracias a todos, me fui de gira.

Tommy Gun.

1 comentario:

Mary Lou. dijo...

Con firmeza y ante todo:¡ Matiene tu espìritu con humor !

Hola :)

Ok, te sigo