viernes, 8 de agosto de 2008

micoiffeur2

Raro, medio perdido. Intentando, no sé muy bien que cosa. Tengo que cambiar las cuerdas. Mañana es feriado. En mi pieza el velador encendido. Tengo un monton de viejos discos, nuevos para mi. Veamos que resulta, veamos, que resulta. En la heladera una torta, la del dia del padre, dia del padre que se va. Vacaciones de puna, eran, eramos tantos! y yo no sabia quien era. El sol derrite la imagen, en la frontera, y yo no sabia, no sabia quien era. Un poco conscientes la carpa se llena. La ropa de todos, nuestras sabanas. Armamos el nido y yo no sabia quien era. El sol derrite la imagen en la frontera, cosquillas de risas, que sea lo que sea! quien besa mis pies? que tocan mis manos? eramos tantos que yo no sabia quien era. Eramos tantos en la frontera. Eramos tantos y yo no sabia quien era. Eramos tantos en la frontera! Sigo buscando la voz que me hable de vos de nuevas maneras. El olor del pasto resien cortado, abunda larga espera. Ahi va! tu imagen que habla mas de mi. Un holograma con movimiento. Lo que se ve y lo que dejo entrever ahora lo entiendo, al menos eso creo. Quiero volver a callar aquella palabra que nunca mencionamos. Seria inevitable repetir la misma escena una y otra vez. Tal vez sea cierto! lo que queremos no es lo que hacemos, lo que buscamos esconde un defecto, ¿es la manera en la que construimos? el momento la accion el movimiento. Recuerdo ya estuve llorando por esto. Y cuando te dejen, llenate de discos nuevos ajenos. Diste todo, pero todo lo que das, regresa. No hay ninguna pildora que te ayude a borrar lo feo. No hay ninguna pildora que te ayude a borrar lo feo, siempre hay buenos recuerdos. Siempre hay buenos recuerdos. Cien parches de tu piel, a espaldas de mi ser, se parecen a vos y yo no lo busque. Esa mirada no fue como en mi voz la pense, la distancia no fue suficiente esta vez. Seguridad de cinturones, en mis ojas de bambu, escribo toda una ilucion, mis amigos lo llaman amor! Cien parches de tu fe, piel de espejo fiel, casi que soy tu nombre esta vez, tan cerca de verme. Seguridad de cinturones, en mis ojos de bambu. La luz de un gran proyector! mis amigos la llaman amor. La camisa se mancho. Me miraste con complicidad. Nos hicimos los distraidos, como si nada (nada) hubiera sucedido. Sonreiste con la mirada perdida y yo te saqué una foto en mi cabeza. Se que va a ser, estampita en mi santuario.

1 comentario:

Lu rodriguez dijo...

BASTA ajja te acabo de firmar en el anterior
cianuu traga-dosis te quiero bobo

Ok, te sigo